El Contraste de SU Amor & Poder

Dios es amor. Dios es asombroso, inimaginablemente misericordioso. Hay tantos adjetivos que podemos otorgarle a Dios que las palabras faltan. Pero los atributos de Dios son más amplios que estos. Debemos conocerlo de una manera más extensa. Debemos conocer todos los atributos que EL tiene. Hablar de aquellos de los cuales casi nadie habla, y muchas veces no entendemos, son los atributos de más poder, y no se deben manejar ligeramente.

Dios en su gran amor y misericordia que nos tiene, nos protege al no permitirnos verlo tal cual es. Salmo 103:14 “Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo”. Sabemos que Dios tiene el poder más grande de todo el universo. Nos protege. Nos cuida. Tenemos una mente muy estrecha, muy limitada para entender el poder que EL tiene. Salmo 104:32 “EL mira la tierra, y ella tiembla; Toca los montes, y humean”.

Moisés, cuando estuvo en la presencia de Dios en el monte Sinaí, le pidió que le dejase ver Su rostro. Dios le negó. Porque? La razón por la cual Dios le negó a Moisés ver Su rostro es muy simple. Nuestra condición física y espiritual es muy frágil. Somos físicamente delicados y espiritualmente impuros. No podemos ver a Dios con estas condiciones. Éxodo 33:20 “Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y  vivirá. Y dijo aún Jehová: He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña; y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado. Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro”.

Cuando estamos delante de la presencia de Dios, inmediatamente notamos lo insignificante de nuestra humanidad, nuestra imperfección. Adán y Eva trataron de cubrir su humanidad y su imperfección después que perdieron la santidad por causa de la desobediencia. Génesis 3.

Uno de los errores que cometemos siempre al hablar de Jesús, de Dios Padre, es que siempre damos la impresión de EL como un Padre amoroso, cariñoso, dadivoso. No digo que está mal darle estos atributos a nuestro Padre Celestial, todos son muy ciertos. Pero EL no es siempre paz y amor. Dios también es temible. No digo que debemos tenerle miedo, porque el miedo no viene de parte suya, sino que tenemos que tener temor de Su Presencia. La presencia de Dios es imponente. Ve, desciende, y subirás tú, y Aarón contigo; más los sacerdotes y el pueblo no traspasen el límite para subir a Jehová, no sea que haga en ellos estrago.” (Éxodo 19:24). Dios sabe que nosotros no podremos soportar Su Presencia, por eso EL nos protege de Sí mismo. EL es el Salvador, pero también el Juez; EL es el Cordero, pero también es el León de la tribu de Judá; EL es misericordia, pero también es justicia.

No debemos tomar a Dios a la ligera. EL no es alguien con el que podemos ser inconstantes. Cuando el temor de Dios está delante de nosotros evitamos el pecado. EL es Santo, y no podemos estar sucios delante de EL. No debemos tomar esto a la ligera porque es muy peligroso. Un caso que podemos ver en la Biblia está en 2º Samuel 6:7. Uza, uno de los hijos de Abinadab, trato de sujetar el Arca de Dios, y al tocarlo, murió. Porque? Si leemos detenidamente versículos anteriores, vemos que el Arca de Dios permaneció unos 20 años en casa de Abinadab, después que Israel pudo recuperarlo de las manos de los filisteos. 1º Samuel 7:1-2. Uza se había ya acostumbrado a tener el Arca de Dios en su casa, se había familiarizado tanto con ella, que había perdido algo de la consideración que se debe mostrar ante Su Santidad (PERDER LA REVERENCIA). En cualquier caso, su acción fue un acto de profanación. La toco con ligereza y murió. El atrevimiento de Uza limitaba en la imprudencia. No podemos actuar con imprudencia ante la temible presencia de Dios. Uza fue irreverente, perdió respeto y el temor a lo sagrado. Muchos cristianos hoy en día tienen el mismo carácter que Uza tuvo ese día. Actúan con irreverencia ante Dios. Le Tomamos a Dios con ligereza, cuando el es nuestro creador y a El le debemos la mayor de nuestra reverencia.

Debemos encontrar el equilibrio perfecto en todos los ámbitos de nuestra vida. También encontrar el equilibrio respecto a lo espiritual. Salmo 2 nos presenta una manera maravillosa el equilibrio que debemos mantener en nuestra relación con Jesús. Salmo 2:11-12 “Servid a Jehová con temor, Y alegraos con temblor. Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; Pues se inflama de pronto su ira”. Alegría mezclada con temor y temblor (respeto). Al hablar de sentir temor, no es tener miedo. Debemos sentir temor por el asombroso poder de Dios.

NO TOMEMOS A DIOS A LA LIGERA. EL NO ES NUESTRO AMIGO DEL COLEGIO, DE LA UNIVERSIDAD. EL NO ES NUESTRO VECINO, EL ES NUESTRO CREADOR Y A EL, LE DEBEMOS TODA NUESTRA REVERENCIA.

Tómate tu tiempo y acércate a ÉL. Aparta tiempo para compartir con ÉL.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s