Decisiones Acertadas

Como jóvenes y adolescentes, sabemos que ante cualquier clase de presión, ya sea que venga de parte de nuestros amigos, compañeros, familiares, de la persona que te atrae o de la persona que estás enamorado, de los medios de comunicación (TV, Radio, Prensa Escrita, Internet, etc.), la moda, existe siempre, aunque no queramos o digamos que no lo haremos, el riesgo de ceder. Aun cuando sabemos que si lo hacemos, después, a la larga lo lamentaremos.

Las personas con las que más pasas tiempo, son las que más te influyen. Hay un dicho que dice, “dime con quién andas, y te diré quién eres.” Hay un proverbio que cuando lo leí, me impactó lo que decía. “El que anda con sabios, sabio será; más el que se junta con necios, será quebrantado.” Proverbios”13:20. ¿Qué te dice este versículo? Simple y claro. Si quieres ser sabio, pasa tiempo con sabios. Y, ¿quiénes son los sabios? “Hijo mío, si recibieres mis palabras, y mis mandamientos guardares dentro de ti. Haciendo estar atento tú oído a la sabiduría; si inclinares tu corazón a la prudencia, si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; si como a la plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros, entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el conocimiento de Dios. Porque Jehová da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia. El provee de sana sabiduría a los rectos; es escudo a los que caminan rectamente.” Proverbios 2:1-7. Son los creyentes que la buscan y la piden. Pues “Jehová da la sabiduría”. “Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” Santiago 1:5.

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová, sin este principio no hay nada de sabiduría.

Veamos la vida de Daniel y sus amigos, Mesac, Sadrac y Abednego. Jóvenes que fueron hallados diez veces mejores que todos los demás. Jóvenes que decidieron no contagiarse con la comida del rey. Jóvenes que decidieron adorar a Dios sin importar las consecuencias. Jóvenes que decidieron hacer el bien y no el mal.

Durante el reinado del rey Nabuconodosor, el mismo rey había hecho levantar una estatua de oro fundido, con la orden de que todos los pueblos, naciones, personas, quienes habían sido conquistados por Babilonia, la adorasen. Estos 3 jóvenes, que según la Teología dice que tenían entre 16 y 18 años, habían decidido no adorar a otros dioses que no sea Dios. El rey, al enterarse de esto, los amenazó diciéndolos que si no adoraban a su estatua, serían lanzados a un horno de fuego, donde morirían quemados. ¿Qué piensas que hicieron? Simple, dijeron que NO cesarían de adorar a Dios. Contextualicemos a nuestra realidad. Pongamos a Nabuconodosor como tus amigos, a la estatua de oro a las cosas que TODOS hacen. Como Daniel y sus amigos decidieron no ceder a esta orden, ¿qué harías tú? Tus amigos te invitan a tomar, salir a farrear, fumar, bailar, “pasar un rato sano”, divertirte con alguien extraño que conocerás esa noche. Piensas que si vas, no harás lo mismo que ellos. Te vas única y exclusivamente para divertirte, pero “sanamente”. Pero también sabes que si accedes a ir con ellos, la tentación será más fuerte que vos, y a la larga, cederás y harás lo mismo que ellos. La decisión de mantenerte firme a tus convicciones es lo que marcará la diferencia entre vivir una vida promedio y ser uno más del montón de jóvenes que hacen lo mismo, o conocer el propósito de Dios para tu vida y ser radical, diferente a los demás.

Decidir entre hacer el bien y el mal es algo que día a día nos toca vivir. Cada decisión que tomes, mala o buena, siempre tiene sus repercusiones en el futuro. ¿Quieres tener un futuro próspero, lleno de vida, bendecido abundantemente, rico espiritual, íntegramente? Escoge el bien. O, ¿quieres ser uno más del montón, vivir una vida promedio, tener un futuro escaso, fracasar en todo? Escoge el mal.

Algo que siempre me impresiona de las películas, ya sean animadas o no, es que el bien siempre le gana al mal. Es algo muy cierto. Aunque pensemos que sólo en las películas pasa esto, en la vida también.

Decídete por hacer el bien, ser sabio, seguirle a Dios incesablemente. Verás que lo que pasa en las películas, también pasa en la vida real. DIOS ES TODOPODEROSO, CON ÉL TODO SE PUEDE. ES EL DIOS DE LOS IMPOSIBLES. ¿Crees que ganarle al mal es imposible? Cree en Dios. Decídete por él. Toma decisiones acertadas, para que en el futuro puedas ver sus frutos excelentes. “Todo lo que siembras, eso segarás.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s