Camino a la Perfección

Hay una frase en círculos Cristianos que dice: “tú puedes ser la persona que Dios diseñó que seas.” El significado de la frase puede ser:

  1. Que no sos la persona que Dios diseño que seas;
  2. El que lo dice tiene como una fórmula que te va ayudar a ser la persona que Dios quiere que seas.

No creo que seamos las personas que Dios pensó que seríamos hasta que estemos en el cielo, no hasta que nos unamos a la Trinidad (Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo). Hasta entonces, somos las personas que Dios nunca quiso que seamos, esto es, personas que están separadas de Él. Todos tenemos acceso a Dios a través de Jesús, pero no estaremos con Él hasta que venga a buscarnos en su segunda venida. Hasta entonces, somos seres incompletos y esa es la verdad más obvia que existe en todo el planeta.

Si quieres una excelente imagen, foto de lo que sería la vida si fuéramos las personas que Dios quiso que seamos, veamos el libro de Génesis. Vemos a Adán y a Eva que, antes de la caída, todos caminaban desnudos, ¡y no tenían vergüenza! Pero si te ponés a pensar, es una imagen muy significativa, que dice que, en la presencia de Dios, apenas somos conscientes de nosotros mismos. Eso es, que podemos caminar completamente desnudos sin sentir nada de vergüenza.

Lo que dice Génesis es que todos fuimos diseñados para vivir en la presencia de Dios, y solamente en Su Presencia, la consciencia de nosotros mismos se desvanece, y nos ha manifestado plenamente en un intercambio de amor que no se puede imaginar.

No existe ninguna fórmula para ser la persona que Dios quería que fuéramos. Ni hay persona humana que tenga el poder para revertir esto. No hay nada que pueda cambiar los efectos que tiene la caída del hombre. Pero en cambio, Pablo habla que lo que tenemos en Jesús es fe. Pablo dice que el da todo como basura, en comparación con la fe que tenemos en Jesús. “Y aún más: Considero como pérdida todas las cosas, en comparación con lo incomparable que es conocer a Cristo Jesús mi Señor. Por su causa lo he perdido todo y lo tengo por basura, a fin de ganar a Cristo y ser hallado en él; sin pretender una justicia mía, derivada de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios por la fe.” Filipenses 3:8-9.

Lo que esto me enseña es que no debo esperar a que se cree una fórmula para ser la persona que Dios quería que fuera porque nunca la conseguirán. Debo poner toda mi fe en Dios. Puedo aprender de Dios, puedo hablar con Él, llorar a Su lado, dejar que Él me moldee a Su manera, alegrarme de mis sufrimientos porque Él pasó peores cosas que yo, pero en términos de ser humano, todo lo que tengo es Jesús. No tengo nada más. Y Jesús me unirá a Dios Padre, y ahí seré la persona que Él diseño que sea. Seré perfecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s