Concienticemos

Normalmente no soy una persona de muchas palabras cuando hablo, pero cuando escribo me expreso mejor. Hay veces que doy muchas vueltas para llegar al punto o contar lo que quiero. Capaz muchos se irriten por eso, lo siento, no es mi intención, es que soy así.

Lo que publico hoy no es una fábula ni una historia de la vida real y menos un cuento infantil. Esto está categorizado como PG-13 (así parezco un director de películas!!!!). No usaré palabras desubicadas y menos vulgaridades. De hecho, son sucesos que muchas personas pasan en la realidad y que deberíamos tomar conciencia que sucede en muchos países del mundo entero.

……………

¿Qué harías si un día viene tu hijo o hija diciéndote, “Papá, cuando era un niño/a, un amigo abusó de mí”? La primera reacción que me viene a la cabeza es saber quién fue el “agraciado” individuo, creación de Dios que destruyó la niñez de mi hijo y darle la golpiza de su vida. Capaz de la rabia y con la ira del momento, llegue a lastimarlo tanto que luego este personaje tenga ir a Emergencias Médicas.

Haré un paréntesis aquí para aclarar algo, usaré el masculino en la mayoría de mis relatos para no estar siempre poniendo el famoso “/a” para dar a entender que hablo de masculino y femenino al mismo tiempo.

Pero, ¿qué logro al lastimar a esa persona? ¿Lograré devolverle la niñez a mi hijo o hija? O, ¿mi hijo se sentirá mejor o se olvidará de ese suceso pasado? ¿Ya no lidiará mi hijo con este problema? ¿Podrá mi hijo borrar eso de su memoria? La respuesta a todas estas preguntas es un rotundo, ¡NO! Entonces, ¿qué harías como padre en este caso? Claro, no sería fácil escuchar estas cosas. No puedo afirmarlo ya que no tengo hijos. Pero me pongo en los zapatos de los padres que pasan por este tipo de circunstancias. Como dije anteriormente, la primera reacción como todo padre, cristiano o no, sería darle una golpiza inolvidable al engendro. Es una lástima que no exista una máquina del tiempo y retrocederlo para evitar tal infortunio.

No puedo dimensionar todo lo que podría ser la vida de la persona que haya pasado por dicho incidente. Puedo tratar de imaginarlo y relatarlo, pero no sería lo mismo que vivirlo en carne propia.

Retrocedamos el tiempo y volvamos a ese momento de los acontecimientos. Lo primero que me viene a la mente es que la persona que cometa esta clase de aberración debería ser alguien cercano. ¿Te imaginas? Debería ser un primo, o un amigo de la familia, capaz un tío o un compañero de siempre. Alguien en quien todos confían.

Según la Psicología, y Wikipedia, el abuso sexual constituye una experiencia traumática y es vivido por la víctima como un atentado contra su integridad física y psicológica, y no tanto contra su sexo, por lo que constituye una forma más de victimización en la infancia, con secuelas parcialmente similares a las generadas en casos de maltrato físico, abandono emocional, etc.  Si la víctima no recibe un tratamiento psicológico adecuado, el malestar puede continuar incluso en la edad adulta.

En su mayoría, los abusadores son varones (entre un 80 y un 95% de los casos) heterosexuales que utilizan la confianza y familiaridad, y el engaño y la sorpresa, como estrategias más frecuentes para someter a la víctima. La media de edad de la víctima ronda entre los 8 y 12 años (edades en las que se producen un tercio de todas las agresiones sexuales). El número de niñas que sufren abusos es entre 1,5 y 3 veces mayor que el de niños.

Según estudios e investigaciones, estas son las estadísticas de abusos sexuales:

  • Tres de cada 10 personas son objeto de abuso sexual infantil.
  • 1 de cada 4 niñas es abusada sexualmente antes de cumplir 18 años.
  • 1 de cada 6 niños es abusado sexualmente antes de cumplir 18 años.
  • 1 de cada 5 niños es abordado sexualmente a través de Internet.
  • Casi el 70 por ciento de todos los asaltos sexuales (incluyendo los asaltos a adultos) ocurren a niños de menos de 17 años.
  • Más del 70 por ciento de los pederastas tiene entre 1 y 9 víctimas; al menos el 20 por ciento tiene entre 10 y 40 víctimas.
  • Entre el 30 y el 40 por ciento de las víctimas son abusadas por un miembro de la familia.
  • De los niños menores de 12 años que reportaron abuso sexual, el 13.2 por ciento refirió como agresor al padre y el 9.6 por ciento, al padrastro.
  • En el caso de los adolescentes (12 a 17 años) el 9.6 por ciento señaló al padre y el 7.7 por ciento al padrastro.
  • Otro 50 por ciento son abusadas por alguien fuera de la familia, pero a quien conocen y en quien confían.
  • Aproximadamente el 40 por ciento es abusada por algún niño mayor conocido.
  • Sólo el 10 por ciento es abusada por un extraño.

La verdad es muy triste conocer estas estadísticas y lo peor es saber que el 40 por ciento de las personas abusadas, fueron víctimas de personas conocidas o familiares. Muchos dirían que no es para alarmarse ni hacer tan grande este tipo de situaciones, pero uno no dimensiona el problema hasta que lo vive.

No quiero entrar a detallar más del caso, ya que es un tópico algo extenso, pero me gustaría dejar una frase para concientizarnos y entrar en razón sobre este tema.

“NO HAY ABUSO MÁS VIOLENTO QUE EL GOLPE QUE HIERE LA CONFIANZA DE UN NIÑO.”

La confianza se gana con el respeto mutuo al pasar tiempo con las personas. Herir la confianza de un niño es lo peor que puede suceder porque esto tiene repercusiones de altas magnitudes que afectan todo el futuro del niño. No es algo para tomar a la ligera, PAREMOS EL ABUSO FÍSICA, EMOCIONAL Y PSICOLÓGICO EN NUESTROS PAÍSES.

Según las estadísticas, 3 de cada 10 personas son objeto de abuso sexual infantil. Si tu hijo tiene 10 amigos, ¿no podría tu hijo ser uno de los 3? CONCIENTICEMOS. PROTEJAMOS AL FUTURO, LOS NIÑOS. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s